GF Rent

logo

4 Situaciones cotidianas que dañan el vehículo

A la hora de conducir existen muchos peligros y riesgos externos e internos, es decir, de la carretera y otros provocados por nosotros mismos, que debemos sortear para poder desarrollar un trayecto tranquilo y seguro.

Especialmente para aquellos y aquellas que trabajan con sus vehículos o que los utilizan para, por ejemplo, dirigirse a sus labores diariamente o salir de vacaciones junto a la familia a alguno de los innumerables sitios de interés a lo largo y ancho del país, el estado de los medios de transporte resulta fundamental.

Ya sea por el apuro que muchas veces tenemos por llegar a algún punto en específico, por el cansancio que experimentamos luego de realizar otras actividades y luego realizar un viaje, o por no haber descansado lo suficiente la noche anterior a viajar, así como por muchos otros factores que tienen que ver con nosotros mismos, es común que perdamos la atención y, sin darnos cuenta, atravesamos por situaciones cotidianas que dañan el estado de nuestros vehículos, así como sus piezas y sistemas.

A continuación te detallaremos brevemente cuatro situaciones en que maltratamos nuestros vehículos y lo que conllevan estas acciones negativas que sí podemos evitar.

El dato:

– En primer lugar, es muy posible que día a día elijamos una ruta nueva para desplazarnos. Por cualquier motivo, si no somos capaces de prever lo que puede suceder en aquel camino, nuestro auto puede sufrir, por ejemplo, con los baches u hoyos que puedan existir. Quizás no le demos tanta importancia, sin embargo el sistema de amortiguación del auto puede dañarse de forma fulminante si no somos capaces de evitar este tipo de daños en la carretera.

– Por otro lado, el lugar donde nos estacionamos también es muy relevante. Sobre todo para las épocas donde el clima suele ser más extremo, como en invierno o verano, saber resguardar nuestros automóviles es fundamental. Dejar el vehículo bajo el sol por un período considerable de tiempo ocasionará daños en su carrocería, por el contrario, si está lloviendo o nevando copiosamente, esto también puede dañar el vehículo e, incluso inhabilitar alguna de sus funciones..

– La velocidad. Si sobrepasamos la velocidad que nuestros vehículos pueden sobrellevar, es posible que se empiece a notar el desgaste, además de estar quemando más combustible y, por ende, gastando más dinero en ello. Además, si nuestro auto no es capaz de llegar a altas velocidades se recomienda no forzarlo, esto sólo puede ocasionar fallas.

– Finalmente debemos considerar otro factor que juega un papel decisivo, la limpieza. Un automóvil limpio es un automóvil sano. Cuidar la vida útil del vehículo también incluye realizar mantenciones preventivas y mantener lo mejor posible este, puesto que así durará más tiempo en uso. De hecho, un automovil sucio representa riesgos ya que puede que en sus piezas o sistemas se produzcan problemas que no seamos capaces de ver a tiempo. 

También te puede interesar

Deja una respuesta

Conversación abierta
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿Podemos ayudarte?