GF Rent

logo

Los 15 consejos que debes saber para conducir con niebla

Durante la época de invierno cuando la temperatura desciende es común que se produzca niebla en el camino. La niebla no es más que la humedad del ambiente la cual se condensada, provocando un tipo de nubes a nivel de la superficie.

Aunque pueda parecer una postal increíble, y lo es, el problema ocasionado es la poca visibilidad del camino y los riesgos que esto conlleva. Por eso es importante seguir algunos sencillos consejos para conducir en niebla y evitar accidentes.

Luces antiniebla
Al encontrarnos en un banco de neblina o niebla suena lógico encender las luces antiniebla pero no es tan simple como parece. En primer lugar, dentro de los tipos de luces de tu auto están las luces antiniebla delanteras y traseras.

Las luces antiniebla delanteras son de uso opcional en situaciones de niebla baja o neblina. Incluso es posible sólo circular con las luces cortas y las de posición si se prefiere o no se cuenta con luces antiniebla.

En condiciones de niebla muy densa si es necesario utilizar las luces antiniebla delanteras. Si tu vehículo no cuenta con este tipo de luces, es muy recomendable parar en una estación de servicio o gasolinera más cercana, sobre todo si hay pocas señalizaciones o no existe asistencia vial en la zona.

Las luces antiniebla traseras sólo se deben utilizar en niebla muy densa para ser visible para los conductores detrás de ti. No se deben encender cuando la niebla es poco espesa, pues puede deslumbrar a los demás conductores.

En ambos casos debemos estar atentos a no deslumbrar a los demás conductores pues podemos ocasionar un accidente.

Luces altas
Es muy importante aclarar que al conducir en climas fríos donde se produce la niebla, usar las luces altas es un error bastante riesgoso pues debido a las características de la niebla, una luz intensa causa un reflejo en tu contra perjudicando aún más la visibilidad del camino.

Luces intermitentes
No podemos dejar de mencionar que no es recomendable usar las luces intermitentes con la esperanza de ser más visible. Las luces intermitentes se suelen usar para indicar que un vehículo está detenido por lo cual puedes entorpecer la circulación aún más.

A menos que exista apoyo vial en la zona y se circule por debajo de los 10 km/h, no prendas tus luces intermitentes.

Distancia de seguridad
Con poca visibilidad en el camino es obligatorio aumentar la distancia con otros vehículos para tener mayor tiempo de reacción en caso de un percance delante tuyo.

Algunos organismos de circulación recomiendan mantener la misma distancia con el vehículo delantero a la que se tiene de visibilidad. Es decir, si sólo podemos ver a sólo 15 metros, debemos estar a 15 metros del vehículo delantero.

Disminuye tu velocidad
También es recomendable circular a una velocidad más baja. Similar al punto anterior, se recomienda circular a una velocidad parecida a la distancia de tu visibilidad. Esto quiere decir que si sólo ves a unos 15 metros de distancia, debes conducir alrededor de los 15 km/h.

No frenar bruscamente
Frenar de forma abrupta en una situación de poca visibilidad, como lo es la niebla, es muy arriesgado; pues puedes sorprender al conductor detrás tuyo e incluso ocasionar un choque.

La niebla suele producirse en pocos minutos. Si conduces por carretera con un camino despejado y entra a un banco de niebla, no frenes de forma súbita. Debes hacerlo paulatinamente, enciende tus luces y mantente atento a cualquier señal de algún vehículo.

Frenar constantemente
También es muy recomendable frenar constantemente, porque de esta forma las luces de freno se encienden cada ocasión que pisas este pedal y puedes alertar a los conductores detrás tuyo.

Permanecer en tu carril
Un consejo al conducir con niebla es no cambiar de carril, pues con la poca visibilidad es casi imposible hacerlo con total seguridad. Este consejo es vital en caminos de doble circulación pues no puedes ver los vehículos que circulan en contraflujo. Siempre sigue las marcas viales y mantente atento a los señalamientos de tránsito.

Parar en zonas de descanso
Si te sientes muy inseguro al conducir en la niebla o tu vehículo no cuenta con las luces necesarias para ser visible, lo mejor será parar en una zona de descanso. Circula con poca velocidad y busca la próxima salida para esperar que el tiempo mejore.

No pares en el acotamiento
Es muy importante aclarar que no es recomendable detenerse en el acotamiento o a la orilla del camino, aún con las luces intermitentes encendidas. La poca visibilidad combinada con la reducción del camino puede ocasionar un accidente.

Humedad en parabrisas
Aunque se trata de cuidados preventivos al conducir en niebla es importante mencionarlos. Al conducir en climas fríos debes prevenir el cuidado del parabrisas y los demás vidrios del auto.

La humedad se puede pegar al parabrisas de tu automóvil así como a las ventanas y espejos laterales. Lo recomendable es utilizar repelentes de agua para evitar la acumulación de humedad.

El paño o vaho que se forma en el interior del parabrisas se puede prevenir con productos especiales o la clásica forma para evitar el paño en el auto, es utilizar el aire acondicionado dirigido al parabrisas.

Limpiar faros
Al igual al parabrisas, cuidar de los faros de tu auto es de vital importancia al conducir en niebla pues si están muy opacos o sucios afecta el alcance de su iluminación.

Evitar ruido
También es muy importante mantenerse lo más atento posible al camino y los demás autos, por eso, debemos evitar distracciones como por ejemplo la música o la radio.

Incluso, es recomendable bajar un poco el vidrio para escuchar un poco lo que sucede afuera. Con poca visibilidad, los ruidos de un motor, las llantas sobre un charco de agua o en un bache te ayudarán a tener más seguridad sobre el camino donde circulas.

Cuidado con los animales
Al conducir por la niebla, debes prestar atención también a animales postrados o que quieran cruzar la carretera. Debido a las condiciones del camino, los animales también pueden estar desorientados, sobre todo si conduces durante la noche.

Mantén la calma
Si decides seguir conduciendo en la niebla, es importante que mantengas la calma y tengas paciencia hasta que la niebla desaparezca o salgas de ella. Una forma de reducir tu ansiedad al conducir es avisar de tu retardo y las condiciones meteorológicas para estar más tranquilo y evitar tomar decisiones abruptas.

También te puede interesar

Conversación abierta
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
Necesito información sobre Rent a Car